Peix sec, producto artesano de Formentera

446

Una de las recetas más tradicionales de Formentera es el “peix sec”, pescado seco, que elaboran los pescadores de la isla y que se utiliza básicamente para elaborar la denominada  “ensalada payesa”, aunque también se puede consumir de otras maneras.

Secar el pescado es una técnica que comenzaron a utilizar los pescadores para poder aprovechar y consumir durante todo un año un producto perecedero como este que se obtenía del mar pero que tenía una corta fecha de caducidad al no haber electricidad ni neveras como ahora. Para poder aprovechar las capturas que se hacían, los pescadores troceaban el pescado, le quitaban las vísceras, lo salaban y lo colgaban del techo de las mismas casetas varadero que utilizaban para guardar las embarcaciones. El sol de la isla, presente casi todo el año y la brisa del mar hacían el resto.

Una vez que el pescado estaba bien seco se des-migaba y se introducía en envases de vidrio que contenían aceite de oliva. De esta manera, podían consumirlo durante todo el año, siendo una importante fuente de proteínas para los habitantes de la isla.

Ahora, los tiempos han cambiado, hay cámaras frigoríficas y las capturas de pescado pueden conservarse durante mucho tiempo, pero la costumbre de salar y secar al sol el peix, sobre todo algunas especies, se ha seguido conservando y es habitual al pasear por la isla ver piezas de pescado colgadas de los palos que conforman las casetas varadero, tal y como se ha hecho durante muchos siglos.

Como se indicaba al inicio, el peix sec se consume básicamente con la ensalada payesa o bien con la ensalada de bescuit  también típica de la isla, aunque también se pueden realizar canapés de peix sec, una delicia para el gusto. Nacido como recurso para su conservación el peix sec se ha convertido en un atractivo gastronómico de la isla y ha obtenido el aval ARCA DEL GUSTO, otorgado por la organización internacional Slow Food, que recupera y cataloga productos gastro-nómicos que se encuentran en peligro de extinción y que están elaborados de manera natural y artesanal.

Por tanto esta receta, nacida de la necesidad de aprovechar al máximo los recursos alimenticios de la isla se ha convertido en el producto gastronómico estrella que ofrece Formentera y que se muestra en numerosas ferias de alimentación.