Vinos de Formentera

193

La elaboración de vino en Formentera es una actividad tradicional que se ha venido realizando en la isla desde tiempo inmemorial. Desde el siglo XIII hay constancia de la producción y elaboración de vinos y aunque durante tres siglos la isla estuvo despoblada, cuando se repobló cuatro siglos más tarde, se incremento el cultivo de la parra y la producción vitivinícola. Ya se refería al cultivo de la vid en Formentera el Archiduque Luis Salvador, en su libro “Las Baleares, Ibiza y Formentera”, escrito en 1897. En el decía “la vid se cultiva aquí y allá, en pequeñas viñas”, y según el mismo autor, en el siglo XVIII había ya en la isla 79.000 cepas plantadas y la producción era en aquel momento de 11.400 litros.

Cabe decir que no se ha producido hasta hace unos años una comercialización de los vinos de la isla, que se elaboraban básicamente para consumo de cada casa. Sin embargo a finales del siglo XIX se construyo una bodega en la zona de Can Marroig y aumento considerablemente la producción de caldos. En la actualidad la explotación la realizan dos bodegas situadas una en la Mola y la otra en el Cap de Barbaria.

Los vinos de la isla llevan hoy la denominación “Vi de la terra de Formentera” y se elaboran a partir de las variedades de uva tempranillo, cabernet, sauvignon, merlot y monastrell. Hay caldos, tintos, con un hermoso color violeta y que desprenden un olor a fruta madura  y blancos, con un sabor suave y agradable al paladar.

De todas maneras, además de la producción industrial que se realiza, todos los productores agrícolas elaboran tradicionalmente su propio vino que utilizan para consumo propio y para obsequiar a amigos y visitantes.

Prueba de ello es que cada año se celebra en la isla un concurso anual de vinos elaborados de manera artesanal coincidiendo con las fiestas de Sant Francesc i Sant Ferran.